El retorno Juan Pern del exilio y la proscripcin
Viernes 19 de Diciembre de 2014
16.11.2007 | El 17 de Noviembre de 1972: Homenaje a la Militancia Peronista
El retorno Juan Pern del exilio y la proscripcin
Escribe: Blas Garca
Foto: La histrica foto del retorno de Pern en aquel lluvioso 17 de Noviembre de 1972.
1 de 1
El 17 de noviembre de 1972 Pern volvi al pas tras casi 18 aos de exilio y proscripcin, como fruto de uno de los procesos de mayor movilizacin popular de la historia argentina.
El peronismo irrumpi en la poltica en 1945 como el partido transformador de la Argentina moderna. Expresando la fuerza del trabajo, la produccin y la justicia social, la representacin social de los humildes, de los que sufren y los desamparados. Para luchar por una Patria grande y un pueblo feliz.

El peronismo gui una alianza social entre los trabajadores, el empresariado nacional y sectores populares de la baja clase media. La conduccin de Pern permiti mantener esa alianza sobre la base del desarrollo de un programa tendiente al capitalismo nacional y de resistencia frente al imperialismo.

Desde el derrocamiento de Pern en 1955 a travs de un golpe militar que cont con apoyo civil, especialmente de miembros de la Iglesia, de la Unin Cvica Radical, de la partidocracia de "izquierda" como los Partidos Socialista y Comunista, conducidos por la oligarqua terrateniente, pero tambin por los sectores ms concentrados de la economa, la nueva alianza dominante intent "desperonizar" el pas.

Los sectores de clase media de las grandes ciudades, los estudiantes universitarios y los intelectuales, fueron la base social del antiperonismo. Los gobiernos gorilas, militares y civiles, no consiguieron "desperonizar" al Pueblo. No lograron ni por la fuerza (que incluy fusilamientos, crcel y persecuciones), ni a travs de una democracia fraudulenta, garantizar un mnimo de estabilidad poltica en los 17 aos de ausencia de Pern exiliado.

La resistencia peronista

La exclusin poltica del peronismo, produjo un proceso de resistencia que cambiar el perfil del justicialismo. A partir de 1955 el peronismo aglutin, represent y canaliz a todas las rebeldas y crticas contra el sistema social y poltico, crecientemente ineficaz y en el cual era el nico actor apartado.

El espectro poltico peronista se torn muy amplio y variado. El activismo peronista opositor realiz sus intentos por la va del levantamiento cvico-militar, acciones de resistencia por mtodos encubiertos, "trabajo a tristeza", sabotajes, colocacin de explosivos, paros gremiales, atentados, ataques con bombas "Molotov", etc.

Adems, participaba, aunque estaba proscripto, en las elecciones apoyando a otros candidatos en contra de los radicales, que eran los representantes civiles de la dictadura militar.

La conduccin de Pern

La habilidad conductora de nuestro Lder, consisti en incluir dentro de su Movimiento a todos los que criticaban al sistema poltico-social. Pern combina todas las formas de lucha, las aprovecha a todas, porque no confunde tctica con estrategia, objetivos inmediatos con objetivos fundamentales.

El rgimen gorila retiene el poder, pero la presencia del peronismo que lo hostiga, lo combate y lo acecha, le impide hacerlo funcionar plcidamente. Huelga, conflicto, plan de lucha, eran palabras familiares para los militantes de la poca. El sindicato era el ambiente de los peronistas de la resistencia, la guarida natural. El sindicato era el campamento donde se refugiaba el ejrcito en repliegue. All se guardaban los carteles, el engrudo, los bombos. All se hacan las reuniones clandestinas, all se escuchaba la ltima cinta de Pern llegada de Madrid. El sindicato era, adems, el templo de los militantes: lo presida el retrato del Lder y de Evita.

Luche y Vuelve

La proscripcin de Pern galvaniz la Resistencia e instal una realidad que, con otras formas, se pone de manifiesto incluso en nuestros das: no se puede gobernar la Argentina sin la participacin del peronismo.

Latinoamrica estaba entonces dominada por dictaduras militares. Detrs de una fachada modernizante, la misin estratgica de las fuerzas armadas en el continente era clara: guardias pretorianas entrenadas para combatir la efervescencia popular.

Despus del Cordobazo (1969) que lim el poder del primer jefe del rgimen militar, Juan Carlos Ongana, las nuevas generaciones de la clase media ya haban roto con la oligarqua y reclamaban el retorno de Pern para implantar el "socialismo nacional". Fueron los aos de la masividad de la Juventud Peronista y del "Luche y Vuelve". Estos sectores haban generado en el pas el clima de resistencia y jaqueo al rgimen militar que posibilit la vuelta del General.

Las consignas del combate

Pese a las provocaciones verbales del ltimo jefe de esa dictadura militar, Alejandro Agustn Lanusse, y pese a normas electorales armadas en su contra, Juan Domingo Pern dio el gran golpe estratgico del retorno. Lanusse no contaba con la vitalidad del pueblo peronista, cuando lanz un desafo temerario: "Que Pern venga, si le da el cuero".

En las paredes escritos con cal, se haban renovado los mensajes: "Pern vuelve cuando se le cantan las pelotas", se lea. Era la respuesta peronista al ultimtum del gobierno de Lanusse para que quien quisiera ser candidato el 11 de marzo del ao siguiente, deba estar en el pas el 25 de agosto.

El 17 de noviembre de 1972 Pern volvi al pas tras casi 18 aos de exilio y proscripcin, como fruto de uno de los procesos de mayor movilizacin popular de la historia argentina, en masividad y amplitud metodolgica, para romper la estrategia de continuidad del "partido militar" y sus aliados civiles. El gobierno de facto despliega gran cantidad de efectivos militares en torno al aeropuerto a pesar de lo cual se le hace imposible contener a los miles de militantes que consiguen cruzar el ro Matanza bajo una fuerte lluvia.

Quince horas despus de la partida, el DC-8 aterriza en suelo argentino y Pern es trasladado al hotel de Ezeiza en donde lo detienen hasta la madrugada del sbado 18, en la que por fin queda libre y se dirige a la casa de la calle Gaspar Campos, en Vicente Lpez.

En el pas, Pern termin el armado del frente civil que forzara la salida democrtica, para lo cual lleg a fundirse en el famoso abrazo con un antiguo enemigo, el jefe radical Ricardo Balbn. Y, montado en esa acumulacin de poder social, pudo preparar el camino del regreso al poder del que haba sido desalojado por las armas en 1955.

Lanusse hizo un ltimo intento y volvi a proscribir a Pern que se qued pocos meses en el pas. Pero su suerte estaba echada y la consigna "Cmpora al gobierno, Pern al poder", se materializ en las urnas.

Fueron 18 aos de lucha, de resistencia sacrificada en que la militancia peronista puso lo mejor de s misma, tras un grito y una consigna: Pern vuelve. Por eso, el 17 de noviembre es el Da del Militante.

Por eso, en el da del militante queremos hacerles llegar nuestro saludo a todos los compaeros que militan, es decir que participan en la lucha contra el modelo neoliberal, que tienen mstica revolucionaria, que no bajan los brazos frente a las dificultades, que enlazan su existencia a la causa nacional y popular, que creen en una verdad que los trasciende y da sentido heroico a sus vidas, que desprecian la injusticia y la opresin, que aman la libertad, la igualdad y la justicia social.

Escribe: Blas Garca


A modo de homenaje publicamos unas palabras dedicadas a la militancia, escritas por Horacio Poggi.

Oda a los militantes peronistas

A los que entregan su amor,
a los jvenes combatientes,
a los pobres del Evangelio,
a los discpulos del Padre Mugica,
a los que se juegan de corazn
por la causa del Pueblo,
que es la causa de la Nacin.
A ellos va este canto sincero.
Y tambin a las compaeras,
las ms hermosas y luchadoras.
Ellos, los hroes, los fusilados,
la sangre, la crcel, la tortura.
Ellos, los desaparecidos inolvidables
y el huracn vencedor de las tiranas.
Ellos, nombre propio de la humildad,
son los que pelean y se quedan
mientras el cobarde huye.
Son los del "Luche y Vuelve"
y de la Resistencia ejemplar.
Son los que llevan orgullosos
el bastn de mariscal en la mochila.
Son los postergados, los difamados,
pero que no pierden la esperanza.
Son la muchedumbre aplastante
y el subsuelo de la Patria sublevado.
Son los que practican la lealtad,
la solidaridad y la Doctrina.
Son los nocheros aliados de la vida
y los dueos de la Primavera rebelde.
Son los herederos de Evita
y de las montoneras federales.
Son la "Sinfona" de Leonardo Favio
y el clamor a San Jauretche...
Son y sern, somos y seremos
los militantes peronistas,
unidos en la diversidad,
hasta el triunfo final.


Horacio Poggi
Edicin Impresa Nro 68
Ediciones Anteriores
Tapa papel
Nosotros
Un equipo militante
Consultas o dudas
Doctrina
Documentos Historicos
Libros y Doctrina
Para el Debate
Imgenes
Histricas
Actuales
www.lavozdelajp.com
Todos los Derechos Reservados