Mariano Moreno y el 25 de Mayo de 1810: La revolucin que podra haber sido
Viernes 31 de Octubre de 2014
25.05.2009 | Las lecturas de Mayo y el verdadero Moreno. Un camino recorrido, otro a recorrer
Mariano Moreno y el 25 de Mayo de 1810: La revolucin que podra haber sido
Escribe: Gonzalo Garca
Foto: Mariano Moreno, el hombre de Mayo y sus diversas interpretaciones.
1 de 1
Para los libros, y para los argentinos, hay muchos "Mayos". La clave de todas las lecturas se encuentra en la caracterizacin de Mariano Moreno. A casi 200 aos de la Revolucin, Moreno sigu discutiendose. Y la historia escribiendose.
"Ya que la Amrica del Sud ha proclamado su independencia, para gozar de una justa y completa libertad, no carezca de las luces que se le han encubierto hasta ahora y que pueden conducirla en su gloriosa insurreccin. Si no se dirige bien una revolucin, si el espritu de intriga, ambicin y egosmo sofoca el de la defensa de la patria, en un palabra: si el inters privado se prefiere al bien general, el noble sacudimiento de una nacin es la fuente ms fecunda de todos los excesos y del trastorno del orden social. Lejos de conseguirse el nuevo establecimiento y la tranquilidad del interior del estado que es en todos tiempos el objeto de los buenos, se cae en la mas horrenda anarqua, de que se siguen los asesinatos, las venganzas personales, y el predominio de los malvados sobre el virtuoso y pacifico ciudadano"
Mariano Moreno. "Plan de Operaciones", 1810.

"No tienen los pueblos mayor enemigo de su libertad, que las preocupaciones adquiridas en la esclavitud."
Mariano Moreno. "Sobre las miras del Congreso que acaba de convocarse, y Constitucin del Estado", 1810



1. Una revolucin que no fue tal

El 25 de mayo tiene ms valor simblico que histrico. Valor simblico de un hecho fundacional que todo pueblo necesita reconocer para afianzar su identidad. No fue el 25 de mayo un grito heroico de libertad como el de Tupac Amar.

No hubo violencia, que es segn el Diccionario de la Real Academia Espaola una de las caractersticas ineludibles que tiene el vocablo revolucin, ni hubo cambios radicales. No fue tampoco una gran movilizacin popular como lo fue la reconquista de Buenos Aires durante las invasiones inglesas. No fue un gesto imperativo de la masa sublevada pero tampoco una decisin tomada exclusivamente por los doctores y la "gente decente" como lo cuenta la historia liberal mitrista.

No declar la independencia pues se hizo en nombre de Fernando VII. Destituy un virrey, pero ese hecho ya tena antecedentes con la destitucin de Sobremonte cuando se eligi a Liniers.

Caracterizacin de la Revolucin

Para la historia oficial Mayo es una revolucin antihispanica, portea, separatista, probritnica. Tiene el objetivo primordial de vincularnos econmicamente con Inglaterra. Fue realizada, como ya dijimos, por la gente decente del puerto. Para ellos las invasiones inglesas sembraron la idea de la libertad en los porteos y el proceso fue tambin parte de una maniobra geopoltica de Inglaterra y su diplomacia. Sostienen que la bandera principal fue el librecambio y el hombre que personifica la revolucin es el liberal colonizado, autor de la "Representacin de los Hacendados", Mariano Moreno.

Sin dudas, con matices y un poco ms ajustada a la verdad ante diversos embates, esta es la versin que predomina culturalmente aun hoy. Fue pensada por el liberalismo argentino, con la finalidad de construir un hito fundacional a imagen y semejanza de Mitre, Sarmiento y ca. Es un relato histrico destinado a justificar, con el pasado, toda la poltica antinacional y entreguista que sobrevino a Caseros y Pavn. Toda poltica antinacional, desde Rivadavia hasta la dictadura de 1976, invoca este Mayo como antecedente de sus acciones.

Frente a esta versin interesada, se abri paso otra explicacin de los hechos de Mayo. Para una corriente del revisionismo histrico, Mayo fue una Revolucin Democrtica. Ms que separatista y antihispanica, fue una lucha entre demcratas influidos por las ideales revolucionarios del siglo XVIII contra los absolutistas y burcratas monrquicos aferrados a los privilegios de la vieja Espaa reaccionaria. Distingue con claridad dos tipos de liberalismos, uno de corte colonial y dependiente, conservador, europeizado, elitista y oligrquico y otro de corte revolucionario, democrtico y nacional. En este ltimo se inscribe el impulso inicial de Mayo. No fue pues una lucha entre criollos y espaoles, fue una lucha entre demcratas y absolutistas, una disputa entre partidos polticos y no entre naciones.

Esta construccin histrica no fue tan homognea ni inmediata como su antagonista. Aun hoy recibe aportes. Tal vez porque se cumpli la sentencia que a la historia la escriben los que ganan, se tuvo que esperar mucho tiempo y autores como para dar cuerpo a esta corriente que encuentra sus orgenes en Juan Bautista Alberdi y sus "Escritos Pstumos". Bajo esta perspectiva se puede comprender en su plenitud a Mariano Moreno y su "Plan de Operaciones" junto con la obra de la mayora de los patriotas de Mayo.

Estas son las dos grandes corrientes que explican la Revolucin de Mayo. Sin dudas hay otras, como tambin matices entre ellas. Pero creo que en lneas generales estas reflejan la disputa histrica sobre el tema en cuestin.

Mayo es Mariano Moreno

Cmo se puede entender la Revolucin de Mayo? Por la presencia de un hombre: Mariano Moreno. Es en la lucidez poltica de este personaje, que pas por la historia argentina como un relmpago, donde podemos encontrar el verdadero germen revolucionario de Mayo y su dimensin histrica y nacional. La accin poltica emprendida, durante su corta gestin se puede calificar de revolucionaria, dirigista, estatista, nacionalista, prohispnica, intervensionista y de dimensin continental, latinoamericana.

La lectura de sus textos, fundamentalmente del "Plan Revolucionario de Operaciones" muestra una penetrante comprensin de lo que es el Estado, de la estrategia y tctica para apoderarse de esa maquinaria y hacerla servir a los propios fines, contra sus antiguos usufructuarios.

Pero como advertimos, las conclusiones sobre Moreno y sobre todo el proceso de Mayo, constituyen junto a la poca de Rosas, las pginas donde se cobija la mayor diversidad de opiniones y disimiles interpretaciones en la historiografa argentina sobre los mismos hechos. Al punto de ser antagnicas.

Para los libros de historia, y por ende los argentinos, hay muchos "Mayos". Pero la clave de todas las lecturas se encuentra en la caracterizacin de Mariano Moreno.

2. La manipulacin poltica de Mariano Moreno por la historiografa

Siguiendo mi teora, analizar las distintas posiciones historiogrficas sobre la Revolucin de Mayo a travs de la caracterizacin que hacen, cada una de las escuelas, sobre Moreno.

Ante la figura histrica de Mariano Moreno, hay que elegir, porque escribir historia es elegir, "Toda historia es eleccin". La eleccin es ineludible, inapelable en el "caso Moreno". No faltan documentos sobre l y su poca, pero ningn historiador puede amparase en ellos para ahorrarse el trabajo de opinar. No hay medias tintas en las interpretaciones de la figura de Moreno, sus pocas acciones polticas, todas trascendentes y decisivas, son a primera vista intrincadas y hasta contradictorias. Incluso para hacer ms complicada su interpretacin, algunos documentos son pblicos y otros secretos.

Cul es en fin el "verdadero" Mariano Moreno? El del motn de Alzaga? El librecambista que supuestamente realiz la "Representacin de los Hacendados"? El "extremista" Secretario de la Junta que escribe el Plan de Operaciones? El devoto catlico estudiante de teologa? El ateo jacobino anticlerical?

La cuestin Moreno es ejemplificativa de la sentencia de Jauretche: la cuestin histrica es una cuestin poltica. La diversidad de "Morenos" responde a las diferentes polticas que se quieren sustentar a partir de la interpretacin histrica. Solo har una enunciacin de carcter ejemplificativo que no pretende ser exhaustiva ni metdica. Quiero dar al lector un pantallazo de los dos Morenos y sus autores... Veamos.

2.1 El liberal de la "Representacin de los Hacendados"

Dejando de lado a Manuel Moreno, (hermano de Mariano) que escribi una biografa en 1812, uno de los primeros autores que se ocup de Mariano Moreno fue Vicente Fidel Lpez. Padre fundador de la historia liberal junto con Mitre, en su monumental obra "Historia de la Repblica Argentina", Lpez afirma que el 25 de Mayo fue una verdadera revolucin independentista y Moreno era un liberal definitivamente influido por las ideas de la Ilustracin francesa, de modo que las constantes menciones de fidelidad a Fernando VII que aparecen en los documentos oficiales son interpretadas como una mistificacin, en adhesin a la idea de la mscara de Fernando.

Estas ideas no sufrieron grandes cambios en las glosas de Sarmiento y Mitre. Esta visin era concordante con las ideas liberales que encarn la intelectualidad antirrosista primero, y la generacin del '80 despus. Esas generaciones requeran un Moreno liberal, librecambista, antihispanico, laicista e incluso pro britnico. Esa generacin requera el repudio de Mitre a Espaa, el invento mitrista de un mayo antiespaol, librecambista, ilustrado desde las luces de Francia y pro-britnico en lo econmico. En fin, primero Lpez y luego Mitre juzgan a Mayo como un movimiento separatista, antihispnico, dirigido a obtener el comercio libre, y por ende pro britnico, la chispa del movimiento habran sido las ideas divulgadas por los ofciales ingleses durante las invasiones que ocurrieron unos aos antes de Mayo.

Esta versin de los sucesos de Mayo es la que est todava vigente hoy en los programas educativos. Y se repite cada ao en las publicaciones para escolares. Es decir, interpretada como norteamericana por el ejemplo del norte, inglesa por el liberalismo britnico y francesa por los libros de los enciclopedistas. En el siglo XX, en trabajos aparecidos hacia 1921, Ricardo Levene presenta a Moreno como liberal, pero tambin, y a diferencia de Lpez, como prohispnico y clerical. Pero sta, en realidad, no fue ms que una pequea variacin sobre el mismo tema de la historia oficial. Esta tesis fue repetida por miles de libros y ensayos por cientos de autores.

La Historia Social

Para la corriente de la Historia Social, la que domina hoy el aparato acadmico de la historia, el tema se les ha tornado complicado. Desde su aparicin en 1956, en plena revolucin fusiladora antiperonista, Jos Lus Romero y Halpern Donghi vienen aceptando la versin mitrista clsica. Pero ellos, segn propia confesin, intentan remozar, porque en la actualidad se encuentran con problemas para mantener la interpretacin de Mayo dada por Mitre.

Lus Alberto Romero, en un rapto de sinceridad acadmica reconoce ceremoniosamente: "Hace tiempo que los historiadores profesionales, los historiadores en serio, vienen criticando esta explicacin (la versin mitrista de Mayo). Coinciden en que los sucesos de Mayo de 1810 no fueron el fruto de un plan previo sino la imprevista consecuencia de un evento lejano...Un grupo de vecinos se hizo cargo del gobierno, de manera provisoria, sin saber bien para quin ni contra quin... (Los historiadores) estamos lejos de lo que se ensea en la escuela y tambin del sentido comn. Sin duda hay una brecha que debe ser cerrada pues en Historia, tanto como en Fsica o Matemtica, no puede admitirse tal distancia entre el saber cientfico y el escolar. Pero hay que hacerlo con cuidado. Este relato mtico (sobre Mayo) es hoy uno de los escasos soportes de la comunidad nacional" (Clarn 24/5/2002).

Se le podra retrucar a los "eruditos" de la Historia Social que lo que est en crisis no es la "comunidad nacional" sino la conciencia colonial creada y alimentada por la historia oficial de la cual Romero es hoy uno de sus principales representantes. Y si esa comunidad nacional estuviese en crisis por los escasos soportes que la sostienen, Es lo correcto continuar fabulando, mitificando? Se fortalece la comunidad nacional con la mentira?

2.2 El revolucionario del Plan de Operaciones

En el siglo pasado, en la dcada del 40, cruzndose con esta tendencia aparecen dos libros del mismo autor, "Mariano Moreno y la Revolucin Democrtica Argentina" y "Mariano Moreno y su poca" de Rodolfo Puiggrs. El autor era por entonces un expulsado del Partido Comunista y comenzaba su acercamiento al peronismo y al pensamiento nacional.

Los libros, ms all de los matices, mostraban a Moreno como un revolucionario completamente independentista, republicano y democrtico. Puiggrs festeja en su trabajo los arrebatos jacobinos de Moreno y oculta o evita las evidencias que hacen de Moreno un ferviente liberal.

Ral Scalabrini Ortiz

El enorme Ral Scalabrini Ortiz, en el prlogo de su obra "Poltica Britnica en el Ro de la Plata" seala: "Los revolucionarios de 1810, con exclusin de Mariano Moreno, adoptaron sin anlisis las doctrinas corrientes en Europa y se adscribieron a un libre cambio suicida. No percibieron siquiera, esta idea tan simple: si Espaa, que era una nacin poderosa, recurri a medidas restrictivas para mantener el dominio comercial del continente, cmo se defenderan de los riesgos de la excesiva libertad comercial estas inermes y balbuceantes repblicas sudamericanas? Pero el manchesterismo estaba en auge y a su adopcin ciega se le sacrific todas las industria locales". Y ms adelante ensambla la Revolucin de Mayo con el espritu de Mariano Moreno: "En su Plan Revolucionario- tildado de terrorista por los que creen que los tremendos estertores que anuncian, preceden y acompaan al nacimiento de las naciones, pueden ser realizados por una mansa conjuncin de burgueses y paraguas- Mariano Moreno cuyo enfoque poltico no ha sido superado hasta hoy en el enfoque de los problemas argentinos, dilucida con extraordinaria clarividencia los modos propios de actuar de la perfidia al servicio de los intereses extranjeros, y arguye medidas extremas para sofocar en su origen rumores, calumnias, y torpezas que pueden relajar los mpetus realizadores de una revolucin.".

Y Scalabrini va ms all, con su amarga dureza, cuando afirma que en realidad la Revolucin de Mayo no fue la raz de nuestra independencia, sino la causa del drama posterior. Cuando, ya derrotado definitivamente el morenismo, se concibe durante la gestin de Rivadavia el emprstito de la Baring Brothers que da comienzo a nuestra dependencia econmica financiera con Gran Bretaa.

Hernndez Arregui

Juan Jos Hernndez Arregui, en "La Formacin de la Conciencia Nacional" repudiando las maniobras de la historia oficial sentencia "Mariano Moreno, ejemplo tpico de esta degradacin historiogrfica, presentado como liberal, antihispanista y democrtico, cuando en realidad fue proteccionista, hispanista y autoritario". Realiza un anlisis con conclusiones muy positivas sobre Moreno y el Plan de Operaciones. En algunos prrafos se lee "Moreno haba previsto estos males y medio siglo antes de que mitre sacrificara el pas a Buenos Aires, es decir a la clase ganadera, haba preconizado un programa nacional tan realista como el puesto en prctica por los Estados Unidos al declararse la independencia". Junto a muchos otros elogios, califica a la poltica de Moreno como "un valioso antecedente", "realista y justa y nada simplista".

Abelardo Ramos

Para Jorge Abelardo Ramos es Moreno "la viva representacin del jacobinismo revolucionario, es decir la idea de la Nacin en Armas contra la reaccin absolutista espaola" ("Revolucin y Contrarrevolucin en Argentina").

Pero en algo fallaba tambin para Ramos la concepcin poltica de Moreno. Segn este historiador, el jacobinismo no poda tener viabilidad en el Ro de la Plata porque le faltaba el sustento social: la burguesa industrial. Esta carencia de sustento material es la explicacin del rpido crepsculo del partido morenista.

No obstante para Ramos, "el punto de vista de los revolucionarios de Mayo, expresado por Moreno en su Plan, algunas de cuyas proposiciones se llevaron a la prctica, nace de una comprensin profunda de la realidad". En un juicio favorable, Ramos caracteriza a Moreno como proteccionista y enemigo del libre cambio.

John William Cooke

John William Cooke en 1965 publica su trabajo "Apuntes para la militancia". Se trata de un revisionismo histrico peronista y militante. En sus apuntes, que son de un alto valor poltico e historiogrfico para toda una generacin, seala con claridad el verdadero significado y la trascendencia revolucionaria de Moreno al afirmar que: "Desde la Independencia, los intereses forneos tenan su aliado material en la burguesa comercial de Buenos Aires, dispuesta a enriquecerse como intermediaria de un comercio sin restricciones con Europa. Su primera vctima fue Mariano Moreno, cuya visin americanista choc con el centralismo unitario que subordinaba el pas a la poltica bonaerense."

Norberto Galasso

En 1994 aparece un librito notable: "Mariano Moreno, el sabiecito del sur" escrito por el historiador Norberto Galasso de la corriente historiogrfica autodenominada como "Revisionismo Federal Provinciano Socialista". En realidad es una ampliacin de un trabajo publicado mucho tiempo atrs que se llam "Mariano Moreno y la Revolucin Nacional".

Es una obra doblemente meritoria, primero por la originalidad y profundidad de la misma y segundo por el rigor documental en la que se apoya. Mariano Moreno es para Galasso "el hombre que sabe lo que quiere y cmo hacerlo, cuando los dems vacilan en medio del desconcierto y el fragor de la lucha: El es ya la revolucin". Y en el transcurso de la obra, argumentando, basndose permanentemente en una documental rigurosa, en una impecable heurstica y consumada hermenutica demuestra que Moreno encarna junto con sus chisperos del 25 de mayo, el proyecto revolucionario nacional y democrtico.

Norberto Galasso escribe una obra polmica y definitiva en que se exhibe a Moreno como un revolucionario dirigista, estatista, nacionalista e intervencionista. Esta obra se complementa con otro trabajo de Galasso de ineludible lectura: "La Revolucin de Mayo. (el pueblo quiere saber de que se trat)".

3. Cada, derrota y herencia poltica de Mariano Moreno.

Pero en definitiva cul es el "verdadero" Mariano Moreno? Son todos "verdaderos" en cuanto convengamos que son construcciones polticas. Es tan sincero el Moreno de Vicente Fidel Lpez como el de Galasso en la medida que advirtamos que ambos son dos expresiones de dos momentos histricos diferentes.

Empero, a pesar de tanto relativismo, juzgo necesario dar noticias de un Mariano Moreno nacional y revolucionario y hacer un balance de su obra.

Las limitaciones de la Revolucin

Desde el primer da de mayo se plantearon dentro del frente revolucionario contradicciones insolubles, verdaderos antagonismos, en cuanto al despliegue y el alcance de la Revolucin.

Conviene distinguir las tendencias fundamentales: Moreno representaba a los sectores radicalizados de la revolucin contra la reaccin absolutista espaola, la idea de la Nacin en armas contra los realistas y las maquinaciones de Inglaterra y sus intereses. Pona a Inglaterra en la segunda lnea de peligro. El proyecto poltico y econmico de este sector lo reflejan las concepciones de los historiadores y pensadores del campo nacional que citamos ms arriba y se encuentra en el Plan de Operaciones.

Por otro lado estaban los comerciantes monopolistas espaoles, encabezados por Alzaga, que vean tanto en el intercambio libre con los ingleses como en el triunfo del partido morenista, la extincin de sus privilegios polticos y comerciales.

El tercer grupo estaba constituido por los comerciantes e importadores (apoyados por los ganaderos) interesados en el trfico con Inglaterra y con el comercio exterior en general. Su representante ms notable sera Rivadavia, verdadero fundador del partido unitario y precursor del mitrismo.

Moreno se lanz con toda su generacin a la lucha, pero fue vencido. El saavedrismo sera el antecedente inmediato de la poltica de entrega rivadaviana que tantas consecuencias funestas le acarreara al pas. Derrotado polticamente, se embarc el 24 de enero de 1811 y muri el 4 de marzo, a la altura de la isla de Santa Catalina en circunstancias oscuras. Tena 32 aos de edad.

Se produce el cambio de rgimen de gobierno, asume la Junta Grande, que se traducir al principio en un cambio de lenguaje poltico. El nuevo gobierno carece de un plan nacional como el de Moreno y de una finalidad concreta. Dbil en su lenguaje y polticamente dubitativo.

Que pas despus de Moreno?

La cada de Moreno cierra el captulo genuinamente revolucionario y nacional de la Revolucin de Mayo.

Comienza una crisis monetaria y el gobierno en 1811 autoriza la exportacin de oro y plata. Esta medida no slo descapitaliza el pas sino que eleva el precio de los artculos de consumo. En el primer triunvirato, cuyo inspirador es el Secretario Bernardino Rivadavia, se permitir el ingreso al pas del carbn europeo, se rebajaran los impuestos aduaneros para manufacturas extranjeras. En definitiva se abrirn las puertas de la aduana a artculos ingleses que entran en competencia ruinosa con nuestras industrias locales. Los comerciantes extranjeros tienen, ahora, los mismos derechos que los comerciantes criollos. El equilibrio de fuerzas se termina de romper. El capital ingles manda sobre Buenos Aires y el puerto de la reina del plata prima por sobre las provincias.

Porque, destruida la poltica nacional de Moreno, que contemplaba los intereses generales, y entronizada en el gobierno de Buenos Aires la tendencia rivadaviana probritnica, la oligarqua portea se adue de la maquinaria virreinal. Usufructu la provincia-metrpolis y se neg a repartir las rentas aduaneras con el resto de las provincias argentinas. As planteadas las cosas se consolidan dos dependencias: "una interior y domstica de las provincias del pas con respecto a la provincia- metrpoli" y la otra exterior del pas entero en relacin al imperialismo de turno: el britnico.

La oligarqua portea embolsaba y reparta con sus socios ingleses la riqueza argentina...... y como respuesta a esta situacin nace el federalismo, resultado del despojo de la riqueza argentina por una sola provincia.

Digo Mayo la revolucin que no fue porque el monopolio del rey fue suplantado, una vez derrotado Moreno, por el monopolio de la oligarqua portea. La metrpoli hizo del pas su propia colonia...poltica sta que sera resistida por los caudillos federales. Comienzan por esta razn y en este contexto histrico las guerras civiles en la Argentina que duraran dcadas...

Su herencia

En 10 meses, Mariano Moreno transform ideas, concepciones, produjo polarizacin poltica, indudablemente dej una herencia. No lo hizo solo, tuvo el respaldo de la Sociedad Patritica, que era un centro conspirativo, el Club de Marco y fundamentalmente la Logia Independencia, entidad revolucionaria, presidida por su amigo Julin lvarez, quin recibira en 1812 a los conjurados de la fragata Canning (San Martn, Alvear, Zapiola y Chilavert ) procedentes de Londres, a donde haban escapado de las garras de la inquisicin espaola continental.

Pese a su derrota, la herencia de Moreno sigui vigente, las banderas morenistas fueron levantadas por federales doctrinarios, como Manuel Dorrego. Su hermano Manuel Moreno y su amigo Tomas Guido fueron estrechos colaboradores de Juan Manuel de Rosas. Los caudillos federales hicieron propia sus enseanzas en contra de la ambicin centralista propia de los comerciantes porteos del partido rivadaviano.

Moreno supo conjugar lo nacional latinoamericano con las ideas universales del Iluminismo y la Enciclopedia. Las ideas morenistas en la economa, sobre el proteccionismo y la industrializacin fueron llevadas a cabo por Jos de San Martn en Cuyo. En esa zona San Martn expropi a las familias ricas en animales y bienes para la causa del Ejrcito libertador y estableci una nica aduana, entre otras resoluciones.

El mismo plan econmico del "Plan de Operaciones" de Moreno y la estatizacin cuyana de San Martn, aos ms tarde tendrn realizacin concreta en el Paraguay de los Lpez, destruido a sangre y fuego casi 60 aos despus, cumpliendo instrucciones del Imperio britnico, por los ejrcitos del Brasil esclavista y de la Argentina mitrista.

Resurgirn esas ideas por la unin latinoamericana con el yrigoyenismo y los socialistas. Tambin el peronismo reivindicar a Moreno, en contra del nacionalismo catlico reaccionario. El entonces diputado Albrieu, dir en el parlamento del primer peronismo que la lnea histrica nacional se expresa en la triloga: Moreno - San Martn - Pern.

Por supuesto, la singular historia circular argentina se reserva el derecho de repetir sus errores y elegir los caminos de intereses mezquinos, dejando a la deriva las observaciones y propuestas de figuras como la de Mariano Moreno, que muri en un barco a Londres, en circunstancias poco claras.

4. 1810 - 1910 y 2010 Qu celebraremos los argentinos en el bicentenario de la Revolucin de Mayo?

Sin dudas existen motivos para celebrar, el solo hecho de existir como nacin nos da esa prerrogativa. Reafirmo que Mayo es Moreno, pero antes de cerrar el tema de la revolucin de 1810 quiero agregar un punto ms al anlisis. En un ensayo de Eduardo Luis Duhalde y Rodolfo Ortega Pea, "Mariano Moreno: Utopa y Revolucin", se plantea una cuestin insoslayable para completar un anlisis integral del joven Secretario de Guerra de la Primera Junta. En un texto que valora la obra de Moreno y sus ideas pero critica sus estrategias se lee: "Mariano Moreno aparece entonces, encarnado, en nuestra actualidad a la "utopa abstracta". Es un anticipo del tremendismo coetneo, que equivocado en la eleccin de los medios (en tanto no se erige como medio fundamental de realizacin de las masas populares) aunque pueda estar acertado en la idea central, culmina su experiencia poltica en el ms espectacular fracaso, objetivamente prorrevolucionario". El mismo ensayo manifiesta que "De utopas est sembrado el camino de la contrarrevolucin".

Creo que esto tambin se debe incorporar a la lectura de la historia. Mayo fue Moreno y una revolucin que pudo haber sido. Pero que no fue. Pero no fue por muchas razones. Sin duda que los enemigos de la revolucin y las limitantes sociales contribuyeron en mayor medida a la derrota pero tambin los revolucionarios equivocaron los caminos e hicieron su aporte. Creo que de toda derrota popular se deben extraer las enseanzas para no repetir los mismos errores. Es lo nico positivo que el pueblo puede extraer de una derrota de este tipo. Adems, ha sido un constante en la historia argentina, ante el fracaso de los procesos revolucionarios el pueblo fue vctima de polticas reaccionarias que atentaban contra las mayoras.

Aun as, Mariano Moreno fue el numen de Mayo y su estrella revolucionaria es la esencia del nacimiento de nuestra Patria, en sus ideas habita el sueo de una patria libre.

200 aos de lucha y resistencia

Pero de cara a nuestro bicentenario hay muchas pginas gloriosas para rescatar, que dibujan la columna vertebral del pueblo argentino y sus 200 aos de lucha. A los sueos de Moreno y los patriotas de Mayo debemos agregar la causa de Artigas, la epopeya libertadora de San Martin, la defensa de la soberana nacional de Juan Manuel de Rosas, la resistencia heroica de los caudillos federales, el Yrigoyenismo, la patria de Juan Pern y Eva Pern y el peronismo revolucionario de los 70.

Todos estos episodios histricos fueron brillos estelares intermitentes pero eslabonados en casi 200 aos de hegemona de la oligarqua y el imperialismo. Todos tienen una solucin de continuidad, son parte de una misma cadena que expresa idnticos valores y sueos. De todos ellos, el peronismo es quien tiene la vigencia histrica necesaria para continuar la lucha, es el ltimo eslabn que aun espera su continuidad. All residen las esperanzas del pueblo argentino del siglo XXI.

Pero tambin creo que el recuerdo de los 200 aos de vida argentina debe tener presente a los genocidios y derrotas que marcaron nuestra identidad. Las pginas oscuras de la conquista espaola de Amrica; el genocidio del gaucho, consumado por el unitarismo porteo; el holocausto del pueblo paraguayo y la infame guerra de la triple infamia que dio el golpe de muerte a toda poltica de carcter continental; Roca y el genocidio del indio en la campaa del desierto, que consolid el poder de la oligarqua terrateniente y el ms reciente de todos ellos, el genocidio de la ltima dictadura militar de 1976 que destruy las bases del modelo econmico y social construido por el peronismo. A ellos se les debe sumar la infinidad de muertes, annimas para la historia en su inmensa mayora, por la aplicacin de polticas econmicas que generaron miseria, exclusin, pobreza y violencia social.

Debemos comprender definitivamente que la historia no ser jams una consecuencia de lo que los lderes y las lites hacen, la historia tiene un solo protagonista y actor: el pueblo. De sus aciertos y errores, de sus triunfos y derrotas deriva nuestro presente. La reivindicacin del pasado y sus actores deber ser una bsqueda de antecedentes de una misma lucha.

El 25 de Mayo es el parto de nuestra nacin, el alumbramiento de la argentinidad. Toda evocacin a Mayo es un acto de afirmacin de nuestra nacionalidad. Un ejercicio de nacionalismo. Para nosotros es la nacin que so Mariano Moreno. Pero todo acto de reafirmacin nacional a travs de la historia debe tener presente que somos una nacin inconclusa, en marcha, porque todava no somos lo que podemos ser. Arturo Jauretche lo expresaba con claridad cuando polemizaba con el nacionalismo reaccionario: "El nacionalismo de ustedes se parece al amor del hijo junto a la tumba del padre; el nuestro parece al amor del padre junto a la cuna del hijo, y sa es la sustancial diferencia. Para ustedes la Nacin se realiz y fue derogada; para nosotros, sigue todava naciendo".

Y eso es ms valido aun para mi generacin. La patria no est hecha, tampoco es un fatalismo histrico ni el producto de los deseos de un puado de hombres. La Argentina ser lo que nosotros, el pueblo, haga de ella. Por eso, en las puertas del bicentenario, nuestro deber es continuar el camino que marc Mariano Moreno y miles de compatriotas, por el que han dado todo, incluso su vida, una enorme cantidad de argentinos durante estos 200 primeros aos de vida como Nacin.

Escribe: Dr. Gonzalo Garca
Edicin Impresa Nro 68
Ediciones Anteriores
Tapa papel
Nosotros
Un equipo militante
Consultas o dudas
Doctrina
Documentos Historicos
Libros y Doctrina
Para el Debate
Imgenes
Histricas
Actuales
www.lavozdelajp.com
Todos los Derechos Reservados